jueves, 7 de junio de 2012

Génesis 22:1-19. El sacrificio de Isaac una semejanza de Dios y de su Hijo Unigénito


La mayoría de los lectores del Antiguo Testamento
pueden ver inmediatamente similitud entre la
prueba de Abraham y el sacrificio de nuestro Padre
Celestial, pero muchos pasan por alto los detalles de
esta semejanza que Dios usó para enseñar a sus hijos
en cuanto al sacrificio, futuro entonces, de su Unigénito. 

A continuación detallo algunos de estos aspectos
significativos:
Abraham obviamente era un símbolo o un emblema
del Padre. Es interesante que su nombre, Abram ,
significa "padre glorificado", y Abraham significa
"padre de una gran multitud" (Lea Génesis 17:5) .
Ambos son nombres apropiados también para nuestro
Dios.
Isaac fue un símbolo del Hijo de Dios. Uno de los
significados de su nombre es: "se regocijará" Al
igual que Jesucristo, fue producto de un nacimiento
milagroso. Naturalmente, el nacimiento de Isaac no
fue tan milagroso como el de nuestro Salvador por
medio de María, pero a la edad de noventa años,
Sara era una mujer para la cual la concepción no era
posible en circunstancias normales. Sin embargo,
mediante la intervención de Dios, concibió y dio a luz
un hijo. Pablo, refiriéndose a Isaac, lo llamó "el
unigénito" (Hebreos 11:17) al mencionar este acontecimiento.
El Señor no solamente pidió que Abraham realizase
un acto similar al que El iba a realizar en el futuro,
sino que indicó que tenía que ser en un lugar específicamente
señalado por El. Este lugar fue Moríah,
"sobre uno de los montes que yo te daré" (Génesis
22:2). (Hoy en día el Monte Moríah es uno de los
lugares más importantes de Jerusalén.) El sitio, conocido
tradicionalmente como el lugar en donde Abraham
ofreció a Isaac, es ahora el lugar donde se encuentra
la Cúpula de la Roca, una hermosa
mezquita musulmana. A unos cientos de metros hacia
el norte, sobre un punto elevado del mismo grupo
de colinas, hay otro famoso lugar conocido como el
Calvario de Gordon, en donde muchos creen que Jesucristo
fue crucificado. Su nombre hebreo era Gólgota.
Según esto, Abraham no solamente hizo un
sacrificio similar al que el Padre haría al sacrificar a su
Hijo, sino que lo realizó en la misma zona.
Al llegar a Moríah, el relato dice que: "tomó
Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo" (Génesis 22:6).

 
(Cristian Sosa) Abraham
puso la leña sobre la espalda de Isaac. Algunos han
visto en esto una semejanza con el hecho de que
Cristo llevó la cruz sobre sus hombros cuando iban en
camino a la crucifixión (Juan 19:17).

Isaac voluntariamente aceptó lo que Abraham le pedía.
A menudo pasamos por alto este importante
detalle. El Antiguo Testamento no nos da suficientes
detalles que indiquen la edad de Isaac en ese entonces,
pero es probable que fuera ya un adulto . Inmediatamente
después del relato del sacrificio sobre
el Monte Moríah, aparece la declaración de que Sara
murió a la edad de 127 años (véase Génesis 23:1), lo
que nos ayuda a darnos cuenta de que Isaac tenía 37
años de edad cuando ella murió. Aun cuando el
viaje a Moríah hubiera ocurrido varios años antes de
la muerte de Sara, Isaac tendría aproximadamente
treinta años, igual que el Salvador en el momento de
su crucifixión. No obstante, la edad exacta no importa.
Lo que es significativo es que Abraham tenía
mucho más de cien años de edad, e Isaac era un
joven fuerte que pudo haber resistido firmemente si
así lo hubiera querido. Pero no fue así, sino que
Isaac se sometió voluntariamente a lo que su padre
intentaba hacer, tal como el Salvador.

Una vez que este episodio hubo terminado felizmente,
Abraham le puso nombre al lugar, y lo
llamó Jehová-jireh , que significa:"en el monte de Jehová
será provisto".  
Conclusión:
Según lo dicho, parece ser que el sacrificio ofrecido
por Abraham fue entendido como una semejanza , o
sea, un acto simbólico. Se conservó la tradición de
que Jehová sería visto como sacrificio sobre este
monte. Y esto hace que nos parezca más probable
que Abraham ofreciera a Isaac en el monte sobre el
que, en el cumplimiento de los tiempos, Jesús sufriría.
Jesucristo fue sentenciado
a muerte dentro de los muros de la fortaleza
de Antonía, la cual estaba aproximadamente a 100
metros del tradicional lugar del sacrificio de Abraham.
Además, fue muerto en el Gólgota, lugar que formaba
parte de la misma cadena de elevaciones a la
que pertenecía Moríah.
Los eruditos no solamente han hecho notar el significado
del lugar escogido para el sacrificio de Jesucristo,
sino también han señalado que tuvo relación
con el lugar donde se encontraba el templo de Salomón,
en el cual se efectuaban los sacrificios durante la
dispensación mosaica. "El lugar del sacrificio está
dispuesto con claridad sorprendente en dirección del, sobre el cual, según lo dictaba la ley
mosaica, todos los sacrificios típicos eran ofrecidos a Jehová;

a fin de que, mediante este único verdadero
sacrificio, el simbolismo de éstos pudiera representarse
como real y verdadero"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada